«Rompemoldes», equilibrio entre tradición y modernidad

 

Artículo de Emilio Ciprés Núñez
Fotografías de Sebastián Chilla

 

Rompemoldes es una iniciativa de la Junta de Andalucía que arrancó en junio del año 2012 y que, en colaboración con el Ayuntamiento de Sevilla, rehabilitó un antiguo edificio en la calle San Luis, junto a la famosa Plaza del Pumarejo, en pleno centro histórico de la ciudad.

rompemoldes2.JPG

El objetivo de este proyecto era recuperar esas antiguas casas-taller de aires medievales, poniendo en valor parte del casco histórico de Sevilla y creando un espacio que ayudara a repoblar parte de la zona de la ciudad, debido al estado de abandono y degradación en el que se encontraba el barrio de la Macarena. Además, el objetivo era crear un punto de interés cultural, artístico y económico, debido a los productos elaborados por los artesanos y artistas, así como por las sinergias creadas en este espacio.

rompemoldes5.JPG

Igualmente, aunque la idea era recrear esas antiguas casas-taller, no se hizo bajo un diseño tradicional, sino que se rehabilitó el edificio siguiendo estándares modernos y vanguardistas. Debemos entender Rompemoldes como ese espacio inspirado en el pasado pero adaptado a los nuevos tiempos, por ello cada inquilino tiene su vivienda en la primera planta y su taller en la planta baja, conformando ambos una gran casa común que se organiza en torno a un gran patio, que da muchísima luz al complejo y que, además, los artesanos y artistas han ido decorando con una gran variedad de plantas que refrescan el ambiente.

rompemoldes5.JPG

El nombre del espacio, Rompemoldes, así como la gestión corrieron a cargo de los propios inquilinos del proyecto. Este concepto, que intenta recrear una antigua casa comunal medieval, funciona como un pequeño barrio dentro de la zona turística de la ciudad. Cada artesano o artista, por tanto, trabaja de forma independiente y establece sus propios horarios, precios, etc. El acceso al alquiler de estos espacios se encuentra sometido a los criterios de la administración pública, en total podemos encontrar un máximo de 20 talleres en Rompemoldes y, de entre ellos, hay oficios de todo tipo: ceramistas, imagineros, diseñadores, restauradores, encuadernadores, etc.

rompemoldes6.JPG

Creemos que este proyecto puede ser un acicate muy positivo para la reactivación de los barrios históricos degradados de Andalucía, pero también para promover las artes y las artesanías de nuestra tierra. Una muestra de ello la encontramos en los propios artesanos que a día de hoy trabajan y tienen su hogar en Rompemoldes, que desarrollan sus respectivas disciplinas manteniendo, de esta forma, una tradición que en otros lugares del país se ha perdido o que, sencillamente, son una seña de identidad de Andalucía y que, sin espacios como este, estarían en mayor peligro de desaparición.

rompemoldes4.JPG

Una muestra de la importancia que tiene la creación de espacios como Rompemoldes la vemos directamente a través de sus artesanos, uno de ellos es Claudio Sabariego. Este ceramista de la tradición sevillana trianera se dedica a la rehabilitación de los edificios regionalistas de la ciudad de Sevilla, algunos de ellos son tan emblemáticos como la Plaza de España, el Alcázar o el Parque María Luisa. En la intervención del año 2010, se encargó de la recuperación de las 20 farolas cerámicas, basándose en el modelo de Aníbal González. Su otra línea de trabajo es la de modelista, realizando los modelos que utilizan otras fábricas y realizando trabajos personalizados para cada cliente. Posiblemente, sin un espacio que aunara su vivienda y su taller, bajo el pago de un alquiler público, no podríamos disfrutar de la calidad artística de estos edificios tan emblemáticos del patrimonio de Sevilla, esenciales para el turismo de la ciudad. Otro caso de sumo interés lo encontramos en Pablo Fernández Romero, luthier dedicado a la elaboración de violas da gamba que busca contribuir a la recuperación de este instrumento para enriquecer la variedad instrumental de la música del siglo XXI.

rompemoldes3.JPG

En definitiva, creemos que este proyecto es una propuesta fácilmente aplicable, si existe la voluntad política, a toda ciudad andaluza cuyo casco histórico corra riesgo de abandono y que necesite atraer población joven, pero que además nutra a esa parte de la ciudad no sólo de viviendas sino de un atractivo cultural y económico que dé vida al barrio.

rompemoldes7.JPG

Deja un comentario