La trampa

Posted by

Fotografía de Miguel Parra

 

 

Juan Manuel López Muñoz

Trampa, cepo, costilla, ballesta, percha, son distintas palabras con las que designamos este artefacto que ilustra la foto, concebido para engañar a criaturas ingenuas.

Cuenta una fábula que una alondra cayó en la trampa que un campesino había dispuesto en el bancal. Un azor que sobrevolaba en ese momento la era se precipitó sobre el ave moribunda. Mientras la desplumaba, sintió una red caer sobre él. Al comprender que había sido apresado por el campesino, le dijo en su idioma: «Suéltame, yo no te he hecho ningún daño». A lo que el campesino replicó: «¿Acaso la alondra te hizo daño a ti?». La moraleja de la fábula es que las injusticias que los demás cometen nos sirven a menudo de excusa para justificar las nuestras, apuntando implícitamente a la idea de que el cazador de pájaros del cuento podría él mismo ser también, algún día, víctima del engaño de otra suerte de depredador.

El cepo de la foto nos recuerda las prácticas abusivas, por desgracia aún vigentes, de ese hombre cartesiano, tramposo profesional, acumulador de bienes mediante astucias y engaños, que sigue creyéndose dueño y señor de todo lo que le rodea, y particularmente de esa res nullius (propiedad de nadie) que es la naturaleza.

Como dijo Jules Renard, el cazador mata siempre con inteligencia, pero en sus justificaciones es precisamente inteligencia lo que le falta.

 

Deja un comentario