La primera miliciana

«Cualquiera que haya tenido ocasión de presenciar el desfile de una compañía de estas heroicas mujeres no lo olvidará jamás…». (Milicia Popular del 30 de julio de 1936)

 

Por Manuel Almisas Albéndiz

Hilaria Sánchez-miliciana de Somosierra-La Andalucía
En el centro, Hilaria Sánchez, «jefe» del grupo libertario «La Prosperidad». Fuente: AHORA del 27 de julio de 1936.

La palabra «miliciana» no ha existido desde siempre. El patriarcado se encargó de que a la guerra solo fueran a combatir los hombres y si éstos no formaban parte de un ejército regular y eran civiles armados se les llamó milicias, formadas, «naturalmente», por milicianos. En julio de 1936 la mayoría de los periodistas y políticos de izquierda vivieron intensos momentos de duda y estupor; en las milicias antifascistas se integraron en los primeros minutos miles de mujeres y no solo unas cuantas aguerridas artilleras como Agustina de Aragón o bordadoras de banderas como Mariana Pineda. Fueron mujeres que empuñaban las armas, no cantineras ni enfermeras, y formaban parte de las milicias populares; pero, ¿cómo las llamamos? Esta es la breve historia de una palabra y de una mujer, de la primera miliciana….

 

El domingo 19 de julio de 1936, muchos diarios salieron a la luz publicando la sublevación en Marruecos de algunos generales rebeldes y tranquilizando a la población. Pero los sindicatos y partidos obreros no se lo creyeron, llevaban meses viendo venir al fascismo, exigieron armas y ese mismo día comenzó una lucha heroica en muchas calles, plazas y cuarteles de las más importantes ciudades y pueblos de España.

El 20 de julio, que coincidía que era lunes y muchos periódicos descansaban, no hubo prensa en la casi totalidad de las ciudades. Solo en Madrid aparecieron ese lunes El Heraldo de Madrid, que era un diario de la tarde y La Voz.

El Heraldo ya sacaba a las desconcertadas y efervescentes calles de Madrid una portada con una fotografía de Díaz Casariego en la que se apreciaba una mujer de espalda junto a unos milicianos armados que había combatido el día anterior en la capital de España. Este era su pie de foto sin referencia a la mujer: «Las milicias toman una azotea y colocan en ella una ametralladora. Es un lugar estratégico para recibir a las fuerzas rebeldes». Pero en la contraportada era mucho más explícito, y el mismo fotógrafo publicaba una imagen de mujeres armadas que rezaba: «Las mujeres han dado también un alto ejemplo de ciudadanía y de amor al régimen de la libertad. Muchas de ellas, como las que muestra el grabado, han prestado activo servicio de vigilancia con armas».

Primeras mujeres armadas el 20 julio-Heraldo Madrid-La Andalucía
Fuente: El Heraldo de Madrid del 20 de julio de 1936. Foto de Díaz Casariego.

Por el contrario, La Voz de Madrid del mismo día ignoró esta evidencia revolucionaria, y por el contrario sí reproducía un comunicado de la Agrupación de Mujeres Republicanas de Izquierda, con un mensaje conservador que se repetirá en las semanas siguientes: «Mujeres españolas, compañeras todas… en estos momentos, vuestro puesto, si no en la lucha, sí es al lado de los que están defendiendo un porvenir para vuestros hijos; vuestra misión es el alentarlos con vuestra presencia y organizar el abastecimiento de provisiones… Esta es nuestra misión…».

Pero las mujeres no le hicieron mucho caso, conscientes del momento histórico que estaban viviendo. Al día siguiente, el 21 de julio, martes, el diario AHORA de Madrid, que veía la luz por vez primera tras el golpe, informaba del asalto al Cuartel de la Montaña y de cómo muchas mujeres habían acudido para recibir sus armas. En la página 9, aparecía una foto clarificadora que ya salió el día antes en El Heraldo de Madrid y se repetiría en El Liberal, con este pie de foto y sin decir su autoría: «Muchachas de las milicias civiles después de recibir sus armas». Todavía no se mencionaba que eran milicianas… ¿Quién enriquecería el castellano con una nueva palabra? Y La Libertad del mismo día solo mostraba otra foto de Alfonso donde se observaba a una mujer con un fusil entre tres milicianos más, y ni la menciona, ignorando el fenómeno, poniéndose una venda en los ojos. Solo escribe el genérico «milicias armadas». ¡Como si se viera con frecuencia una imagen como esa todos los días!

Pero el miércoles 22 de julio llegó el bombazo. Para empezar, por primera vez en la historia universal, se veía una portada de un gran diario, como Mundo Gráfico (Madrid), con una mujer del pueblo, armada con fusil. La foto era de Albero y Segovia, y se repetirá tres días más tarde como portada del semanario Estampa. Aunque el texto era algo confuso: «La Lucha en Madrid. La mujer que entró con las Milicias en el Cuartel de la Montaña en busca de su hijo».

Portada Mundo Gráfico 22 julio-La Andalucía

Y como colofón, ese mismo día 22 de julio, en la página 27 del diario AHORA, apareció en el pie de foto la palabra miliciana por vez primera, y ya se convertirá en una palabra famosa que recorrerá el mundo entero, aunque también odiada y temida, en los próximos meses de la guerra revolucionaria que comenzaba… «Una vez tomado el Cuartel de la Montaña, fueron libertados los soldados…Milicianos y milicianas les recibieron con caluroso afecto».

En el diario La Libertad (Madrid), las mujeres armadas llegaron ese miércoles 22 de julio a una portada con este artículo que demostraba, y aún demuestra, el alcance de la revolución que estaba teniendo lugar: «Milicias femeninas. Mujeres en la lucha». No hablaban todavía de milicianas, pero sí de mujeres valerosas, guerrilleras, «nuestras madrileñas combatientes son hoy un magnífico ejemplo de valor y fortaleza que asombrará al mundo femenino». «Antes, en otros tiempo, se enaltecía una figura de mujer heroica. Ahora no es posible… son todas las que han de pasar a la historia y a las que habrá de levantar la República un monumento que perpetúe estas sublimes jornadas con que no están asombrando…».

En esas primeras y dramáticas horas, las mujeres participaron armadas en las patrullas de control de elementos fascistas en calles y carreteras, pero pronto se requirió acudir a los frentes de la sierra de Madrid, y no lo dudaron ni un segundo. De la calle al frente de batalla, a la guerra de verdad. De los trajes floreados de calle a los «monos» de milicianas. De la actividad sindical y política a la verdadera revolución. Para muchas mujeres, la historia emancipadora de la Segunda República solo podía tener esa continuación y profundización cuando llegó la hora de defender la República a sangre y fuego. Y para sorpresa y espanto de muchos hombres, lo hicieron.

Pero también tenemos el primer nombre de una miliciana reflejado en los medios periodísticos, se llamaba Hilaria. El diario de Madrid, AHORA, pocos días más tarde, fue el primero en poner nombre y apellidos a una miliciana. El día 27 de julio, a los ocho días de iniciada la sublevación fascista, publicaba un reportaje gráfico de las avanzadas en el frente de Somosierra (Madrid) y en el pie de una fotografía de gran tamaño, escribía: «El grupo libertario La Prosperidad, en el que forma Hilaria Sánchez, jefe del mismo, que lleva ocho días combatiendo en el frente (Foto Alfonso)». La historia, lamentablemente, no ha dejado ninguna información adicional de esta primera miliciana conocida que puso en práctica la verdadera emancipación de la mujer, ocupando los mismos espacios que los hombres en pie de igualdad; en este caso, las trincheras…

El primer número de Milicia Popular, Diario del 5º Regimiento salió el 26 de julio, pero solo el día 30 apareció en su portada el artículo «La mujer en la lucha contra el fascismo», donde se mencionaba a las «miles y miles de heroicas milicianas que van a jugarse la vida por la libertad… Cualquiera que haya tenido ocasión de presenciar el desfile de una compañía de estas heroicas mujeres no lo olvidará jamás… Las mujeres van al frente, y no solo a prestar servicios de enfermeras… sino a empuñar el arma, a combatir en primera línea…».

Muchos diarios y semanarios de Madrid, Barcelona, Valencia y otras ciudades tardaron días, y varias semanas en algún caso, en nombrar a esas mujeres por su nombre: MILICIANAS. Se resistían a ello. No se daban cuenta de que la sublevación fascista había desencadenado un proceso revolucionario en el que las mujeres no se quisieron perder, una vez más, su igualitario protagonismo.

Deja un comentario