Del «Flamenco en Jerez» al «Festival de Jerez»

Detalle de las manos de Angelita Gómez.
Fotografía de Juan Carlos Toro (lavozdelsur.es)

La Cátedra de Flamencología, fundada en 1958 y denominándose como tal a partir de 1960, fue la precursora de los Cursos Internacionales de Flamenco, antecedente del Festival de Jerez que conocemos hoy día. Este festival anual, que comenzó en 1968 bajo el nombre de «Flamenco en Jerez», llegó a incluirse en la programación nacional de los festivales de España.

 

Sebastián Chilla – Crónicas con Solera (lavozdelsur.es)

Dice el ABC en su edición del 26 de julio de 1968: «Jerez prepara un gran festival de arte flamenco (…) La idea, nacida de la cátedra de flamenco que sostiene el Ateneo jerezano, a través de una variada programación anual (conferencias, recitales, cursos de flamenco, etcétera), ha encontrado apoyo en los diversos organismos encargados de la promoción artística y cultural de España». Todo un hecho histórico que marca el nacimiento de «Flamenco en Jerez», aunando los Cursos Internacionales de Flamenco que incluían clases de baile y de guitarra con la celebración de un festival de arte flamenco, llegando a ser incluidos en los festivales de España, de carácter nacional. La primera edición de este festival es para este periódico «una verdadera manifestación del más puro arte andaluz», contando con la participación en los dos primeros días —3 y 4 de septiembre— del cante de Tío Borrico, de Agujetas y de La Paquera, así como el toque de Manuel Moreno «Morao». Los dos días siguientes —5 y 6 de dicho mes— le seguirán un concierto de piano con la participación de José Moreno de Osuna y un concierto de la Orquesta Sinfónica de Jerez bajo la dirección de Joaquín Villatoro, con obras de Falla, Turina, Albéniz y Rimsky-Corsakof, entre otros. El día 7, por su parte, tuvo lugar la II Fiesta de la Bulería —que fue promovida precisamente por la propia Cátedra poco antes— con la intervención de Terremoto de Jerez, Paco Laberinto, los hermanos Moraíto y el maestro Parrilla. Y el día 8, como conclusión, la celebración de los Juegos Florales de Flamenco, actuando en el ámbito literario Ramón Solís, concediéndose además el premio al concurso de poesía y, por otra parte, con la coronación de la reina de los festivales, que en esa cita tuvo el honor de ser la bailaora Dolores Cano —o Loli Cano—, más conocida como «Solera de Jerez».

Pero el festival «Flamenco en Jerez» ni fue una celebración aislada ni quedó ahí. Situarnos en el contexto es complejo pero conveniente. La Cátedra de Flamencología, fundada una década antes como sección especial del Centro Cultural Jerezano, continuó a la par con las celebraciones de la Fiesta de la Bulería y de los Cursos Internacionales de Flamenco junto a un constante trabajo de recopilación, estudio, conservación y divulgación del cante y el baile flamenco, siendo especialmente notable su proyección hasta el ámbito académico y universitario.

«Toman parte en el certamen sobresalientes figuras del cante, el baile y la guitarra, desarrollándose sesiones de estas especialidades artísticas en el marco de un programa de actos que culminarán el domingo con unos Juegos Florales del Flamenco, organizados como homenaje a la memoria del poeta y flamencólogo Ricardo Molina».

ABC, 4 de septiembre de 1968.

Y aunque el actual Festival de Jerez, nacido en 1996, no sea una continuación como tal de estos ciclos, sí bebe de lo hecho desde aquel entonces. Es Juan de la Plata quien tan sólo hace unos años escribió en el Diario de Jerez un artículo con el título de «Los antecedentes del Festival de Jerez», donde expone tanto las semejanzas como las grandes diferencias entre la actualidad y lo que empezó a fraguarse en los años 60. Cursos prácticos de baile y de guitarra, lecciones teóricas y conferencias junto a recitales y conciertos que, según el flamencólogo, comenzaron a darse en la primera sede de la Cátedra —el patio de la Mezquita del Alcázar— y luego, en el local que Domecq cedió a la cátedra, sito en la calle Quintos. Allí, por ejemplo, se dieron clases de baile dirigidas por Angelita Gómez, Teresa Martínez de la Peña y el maestro de las clases de bulerías Tomás Torre «Torrito». De las clases de guitarra, por su parte, se encargaban los maestros Parrilla de Jerez, Pepe Moreno y Gerardo Núñez. A las lecciones y a los cursos, les seguían las noches de conciertos y recitales, con grandes y reconocidos nombres en cada edición. El festival «Flamenco en Jerez» ofrecía, además, un buen número de exposiciones de fotografías y pinturas, presentaciones de libros y discos, teatro flamenco —dirigido por Pepe Marín— y recitales de poesía, entre otras actividades que se hacían desde las primeras ediciones, como evidencia el programa que hemos expuesto.

Foto crónicas Juan de la Plata -Juan Franco Martínez- fue el fundador de la Cátedra de Flamencología (Foto Juan Carlos Toro)
Fotografía de Juan Carlos Toro (lavozdelsur.es)

Entre aquellos «Flamenco en Jerez» y el Festival de Jerez actual se guardan notables diferencias: el paso del tiempo las hace evidentes. En referencia a aquello, Juan de la Plata afirmó que «la cátedra abrió un camino —cuando aún no existía internet— que más tarde ha podido ser seguido, con muchos más medios técnicos, económicos y de infraestructuras por el Festival de Jerez». Aquellos Cursos Internacionales del Flamenco tuvieron 34 ediciones; el Festival de Jerez este año cumple su XXII edición. En definitiva, más de medio siglo —casi sesenta años de Cátedra— dando proyección internacional al flamenco desde Jerez. Que la fiesta continúe.

 

Bibliografía

  • De la Plata, Juan (2012/03/07). «Los antecedentes del Festival de Jerez». En Diario de Jerez, p. 15.
  • De la Plata, Juan (2008/12/29). «El fructífero medio siglo de la Cátedra de Flamencología». En Diario de Jerez, p. 13.
  • (1968/07/26). «Jerez prepara un gran festival de arte flamenco». En ABC, pp. 67-68.
  • (1968/09/04). «Festivales de Arte Flamenco en Jerez». En ABC, p. 42.

 

Este artículo fue publicado originalmente en Crónicas con Solera lavozdelsur.es y las fotografías son propiedad de Juan Carlos Toro.

Deja un comentario