«Corruco de Algeciras», un cantaor republicano en Málaga «la Roja»

Posted by
orruco con el tocaor Manitas de Plata (el gaditano Manuel de la Cuesta), año 1935.

 

Manuel Almisas Albéndiz

 

Lleva una franja morá (1931)

«Ay, un grito de libertad
dio Galán y García Hernández
un grito de libertad
tembló el trono y la corona
y con el dolor hizo triunfar
la república española

Lleva una franja morá
triunfante nuestra bandera
Lleva una franja morá
la conquistó España entera
por Hernández y Galán
rompió España sus cadenas».

Fandango de Corruco-A la Guitarra, Niño Ricardo

 

En los últimos años se ha recuperado la figura de un flamenco singular y, como tantos otros, olvidado durante la etapa franquista de nuestra historia[1] [2]. Se trata de José Ruiz Arroyo, nacido en enero de 1910 en el barrio de La Atunara, en La Línea (Cádiz), pero criado en Algeciras desde pequeño y que llevó el nombre artístico de su pueblo adoptivo. Su madre le puso el apodo de «Corruco o corruquito» porque de chico le gustaba mucho ese molusco, más grande y sabroso que un berberecho, que tradicionalmente se ha cogido en la playa de La Atunara.

Fue un famoso cantaor, ortodoxo en las formas aunque tremendamente innovador, que destacó, sobre todo, en su cante por fandangos, por los que se hizo muy popular, llegando a grabar varios discos en la década de los treinta del pasado siglo. Sin embargo, su cante no se limitaba al fandango, pues en las grabaciones de pizarra que nos ha dejado, se encuentran palos tan variados como bulerías, siguiriyas, soleares o tarantas. De él, se decía en 1930 que era «el as de los fandanguillos de exclusiva creación y el rey en los discos Parlophon» (sello discográfico). La proclamación de la República en abril de 1931 la vivió en Barcelona, donde había ido de gira y a grabar discos con el maestro tocaor Miguel Borrull (hijo), como ya hiciera el año anterior. De hecho, fue en los estudios de la discográfica La Voz de su amo de Barcelona donde grabó la célebre «Lleva una franja morá»[3]. La historia siempre recompensa a los mejores, y desde este verano pasado, existe una plaza en La Atunara de La Línea que lleva su nombre, José Ruiz Arroyo, Corruco.

Pero hay una época en la vida de este cantaor que no ha salido a la luz y que puede explicar su triste y doloroso final en el frente de Teruel en abril de 1938. Con este escrito quiero hacer un homenaje a Corruco y enriquecer una parte de su historia…

José Ruiz, Corruco, no estaba actuando en Málaga en los días previos al 18 de julio de 1936, por lo que es más que probable que fuera uno de los cientos o miles de habitantes de Algeciras y del Campo de Gibraltar que se refugiaron en Málaga «la Roja» en los inicios del golpe militar franquista huyendo del terror de las tropas de regulares y de los falangistas. Motivos debía tener para huir de los militares sublevados si creemos a quienes afirman que las letras de sus canciones eran de un alto contenido social y se consideraba un republicano convencido.

El caso es que, en agosto de 1936, «Corruco de Algeciras» ya estaba en Málaga. No fue el suyo el primer espectáculo flamenco que se anunció en la capital después de las trágicas jornadas que siguieron al 18 de julio, porque la casualidad y la guerra, a partes iguales, quisieron que fuera la compañía de la Niña de la Puebla quien protagonizara ese debut que vino a poner un poco de optimismo y esperanza entre la población.

El diario El Popular (Málaga) anunciaba el 30 de julio una función benéfica en el Teatro Lara a favor de las familias necesitadas  y cuyo importe se entregaría íntegramente en el Gobierno Civil. El cartel estaba plagado de grandes estrellas del cante jondo, entre los que destacaban el jovencito Juanito Valderrama y la Niña de la Puebla con su marido Luquitas de Marchena, entre otros. Estos artistas ya no volvieron a actuar en Málaga en los siguientes meses de gobierno republicano, pues la compañía, que estaba actuando en Almería la noche del 18 de julio, donde le requisaron el coche durante varios días, volvió definitivamente a Madrid.

Al día siguiente, en el cine Las Delicias, se celebró otro acto a favor del Bloque Popular Antifascista donde además de cine («Dos mujeres y un Don Juan», de José Buchs), hubo flamenco con el cantaor Manolete (Manuel Fernández), la bailaora Conchita López, el caricato y humorista Paco Flores y la «estrella del baile» Lolita Gallego.

Su aparición fue el 15 de agosto de 1936 en el Teatro Cervantes, recién incautado por las autoridades republicanas. Esto se escribía en la prensa de la época: «Hasta anoche fue escaparate de la reacción malagueña, hasta anoche fue albergue de señoritos fascistas, de damas engoladas en un catolicismo convencional, hasta anoche no había para el pueblo trabajador, para el pueblo consciente, el pueblo libre, otros lugares que el apartado de la entrada general… Por eso anoche el teatro Cervantes brilló más espléndido que nunca…porque era el pueblo libre el que lo llenaba, ávido de emociones espirituales…». En ese teatro emblemático debutó Corruco en Málaga. El espectáculo fue organizado por el Comité Permanente de Enlace, y actuaron Cepero de Málaga y «el famoso as del cante Corruco de Algeciras, que obtuvo un gran éxito al cantar la famosa bulería “La guardabarrera”». Le acompañó a la guitarra el tocaor Francisco Millet.

Corruco de Algeciras volvió a intervenir en un acto benéfico en el Teatro Cervantes la tarde del domingo 23 de agosto de 1936. El acto lo organizó esta vez el periódico republicano El Popular, quien lo anunció como «El arte al servicio de la causa del pueblo». Fue un espectáculo muy completo y, dentro del flamenco, actuaron Manolote (Manuel Fernández), Niño de Aznalcóllar y el Cojo Pomares (ya retirado pero que volvió a pisar al escenario para este evento benéfico). De Corruco de Algeciras, se volvía a decir en la prensa que era «el creador de la “guardabarrera”».

Hasta el 18 de septiembre no se anunció una nueva actuación del «as del cante flamenco» Corruco de Algeciras. Tuvo lugar en el Málaga-Cinema y se organizó a beneficio del Socorro Rojo Internacional. Se acompañó a la guitarra por el «eminente maestro» José Mora el Calderero y cantó antes que él el «gran cantador de flamenco» Niño de Cártama.

El 20 de septiembre, actuó Corruco de Algeciras en el Imperial Cinema de la barriada El Palo junto a otros «afamados artistas del género flamenco» Manolete, el Diestro, Piquito de Oro (María Doménech) y la bailaora Conchita López. A la guitarra tocaba el «notable profesor» Paco Moreno. Se realizó a beneficio de los Hospitales de Sangre de la barriada.

El sábado 10 y el domingo 11 de octubre actuó en el cine Petit Palais, y esta vez sin ser una actuación benéfica, estando acompañado por el tocaor José Mora el Calderero, con quien se acostumbró a cantar en su etapa malagueña.

Poco después, a mediados de octubre, se anunciaba en la prensa que en la sala Vital-Aza iban a tener lugar «tres monumentales funciones» los días sábado, domingo y lunes (17, 18 y 19 de octubre) a beneficio de los Hospitales de Sangre, del Instituto pro-inválidos «Málaga» y de los propios artistas que actuaban. Se iba a estrenar una «comedia de ambiente andaluz, netamente malagueña, original del autor malagueño José Mateos Tonda», que se llamaba Curro el Tocatejas da la vuelta al mundo, interpretada por la Sociedad de Actores Malagueños y por los cantaores Corruco de Algeciras y Piquito de Oro, acompañados del guitarrista Manuel Cañestro.

Como estamos viendo, Corruco permaneció en Málaga estas primeras semanas de guerra y no se alistó en ninguna de las milicias antifascistas que se estaban formando en aquellos días. A diferencia de otra gran figura de los escenarios como el humorista y caricato Paco Flores, que había actuado en las semanas precedentes en numerosos espectáculos, muchos de ellos benéficos, que sí «cambió el arte por el uniforme militar». Así se anunciaba en El Popular del 21 de octubre. Paco Flores ingresaba con la graduación de sargento en el Regimiento de Infantería nº 8, lo cual no le impediría seguir con sus actuaciones solidarias si así se lo requerían.

Es lo que ocurrió los días 14 y 15 de noviembre en que se celebraron en Estepona, organizado por el Cuartel General de la CNT-FAI, dos funciones de cante flamenco en las que actuaron, precisamente, Paco Flores, Corruco de Algeciras y varios artistas más. Fue a beneficio de los Hospitales de Sangre, aunque los artistas también cobraron sus honorarios, siendo la proporción del 55% para la causa y el 45% para los artistas. Gracias a esta nota de El Popular del día 19, podemos conocer el caché de Corruco de Algeciras, muy por encima de cualquier otro. Corruco cobró por un solo día 100 pesetas, mientras Paco Flores cobró, por un día también, 50 pesetas, y el resto de artistas, por los dos días, 60 pesetas, tanto hombres (Manolote, por ejemplo) como mujeres (Carmen Sánchez, por ejemplo). Corruco era sin duda la gran figura del espectáculo flamenco de Málaga la Roja…

Después de un tiempo sin aparecer en las carteleras, sin conocer el motivo de ello, el 12 de enero de 1937 se anunciaba en la sala del Petit Palais el «debut del famoso cantador de flamenco» Corruco de Algeciras acompañado a la guitarra por José Mora el Calderero. Pero solo actuó ese día. Y por último, el 25 de enero, sustituyó en el espectáculo del Petit Palais a Angelillo de Álora, que se acompañaba de la guitarra del Niño de Comares. Con su tocaor preferido, el Calderero, Corruco estuvo actuando todas las frías noches de ese terrible invierno, con los frentes de guerra cada vez más cerca de la capital, hasta el 31 de enero. Si recordamos que Málaga fue tomada por el ejército franquista, apoyado masivamente por tropas alemanas e italianas, el 7 de febrero de 1937, podemos establecer sin temor a equivocarnos que Corruco de Algeciras estuvo todo el tiempo en Málaga, desde que huyó de Algeciras, y que seguramente actuó en otros pueblos cercanos, como hemos visto en Estepona.

Los autores no se han puesto de acuerdo sobre en qué bando estaba luchando Corruco cuando recibió una bala que le segó la vida en la Batalla del Ebro. Lo que sí está constatado es que fue enterrado en el cementerio de Balagué (Lleida) y que murió el 11 de abril de 1938. Su biógrafo Juan Rondón mantiene que es probable que estuviera luchando en el bando fascista, y eso mismo creo yo después de investigar esta etapa malagueña que he rescatado. Es probable que Corruco decidiera no huir a Almería como tantísimas familias malagueñas en esa desbandá dantesca que la historia nos ha transmitido. Pensaría que ya estaba harto de huir y que no tenía nada que temer de las nuevas autoridades. Y sería así por ser un famoso cantaor, sin duda. Pero lo que no entraba en sus planes era que, no sabemos en qué momento, fuera movilizado y obligado a ingresar en el ejército de Franco para participar en una guerra que se eternizaba y encarnizaba. Como otros muchos republicanos, socialistas, anarquistas y comunistas de corazón, Corruco fue llevado contra su voluntad a luchar contra su gente, contra su pueblo. Muchos pudieron desertar en el frente y volvieron al Ejército leal antifascista, pero otros, paradojas del cruel destino, acabaron matándolos las balas republicanas, «fuego amigo». Ese bien pudo ser el verdadero final del gran cantaor linense a quien otro cantaor del pueblo, el Cabrero, le hace un homenaje cantando fandangos con su estilo inconfundible («fandangos del Corruco») como este:

«Ay, piden tierra y se la niegan
tierra para trabajar
piden tierra y se la niegan
ay, otros que piden más
ay, más pa’ hacer la guerra
y a esos si que se la dan

Ay, a donde quería llegar
un día me preguntaron
y a donde quería llegar
con mis cantes y mis letras
decir tanta verdad
que la mentira se pierda».

 

El Puerto de Santa María (Andalucía), 12 de noviembre de 2017.

 

[1] Juan Rondón Rodríguez. Corruco de Algeciras. Voz de llanto y de almadraba. Ediciones la Hidra de Lema, 2010.

[2] Juan José Téllez. Más allá de Paco de Lucía. Una aproximación a la tradición del flamenco en el Campo de Gibraltar. Música Oral del Sur-Revista Internacional, nº 8, año 2009.

[3] Montse Madridejos Mora. El flamenco en Barcelona. Intentos de adaptación a la II República. Disponible en: http://www.historiasdeflamenco.com/wp-content/uploads/2012/03/Adaptaci%C3%B3n-del-flamenco-a-la-Rep%C3%BAblica.pdf

Deja un comentario